Fibra moldeada

Historia de la fibra moldeada

La Celulosa moldeada, o fibra moldeada, es un material de embalaje realizado fundamentalmente a partir de papel y cartón reciclado. Su producción industrial comenzó hace más de 100 años, pero la fibra moldeada solo se ha impuesto recientemente como material de referencia para el embalaje y la sujeción de numerosos productos. Relacionada habitualmente con el acondicionamiento de huevos, en la actualidad se extiende a otros sectores de actividad y es apreciada por su capacidad de protección y su dimensión ecológica.

El nacimiento de la fibra moldeada

A principios del siglo XX, se desarrolló en Estados Unidos una técnica de moldeado a partir de celulosa y residuos de madera. El procedimiento se industrializó más adelante para fabricar platos y bandejas de un solo uso para los leñadores de la región. Rápidamente, este sistema se extendió a otras aplicaciones, como las bandejas y moldes de pastelería para los panaderos, platos de cartón para los tenderos de ultramarinos o embalajes de pícnic para las amas de casa.

 

De la vajilla desechable al transporte de huevos

Ante el éxito de la fibra moldeada, su increíble resistencia y sus excelentes propiedades de amortiguación, desde 1931 se diseñaron embalajes específicos para guardar y transportar huevos frescos.

Hasta entonces, los huevos se vendían a granel, y se transportaban en cestos o bolsas de papel, provocando un 30% de roturas en los desplazamientos. Estas primeras bandejas de fibra moldeada (capacidad de 30 piezas) facilitaron considerablemente el transporte de huevos entre entre productores, comerciantes y clientes.

En la década de 1960 se inventó la moderna caja de huevos con tapa provista de un práctico cierre a presión.

 

Un embalaje polivalente para los productos cotidianos

Las soluciones de embalaje de celulosa moldeada están muy extendidas actualmente en el sector avícola, pero sus propiedades técnicas atraen cada vez más a otros sectores de actividad.

En la industria alimentaria, las bandejas de tejido fibroso poroso permiten absorber la humedad de las frutas, proporcionando una aireación continua mediante microporos para conservar su frescura. Esta solución también se utiliza regularmente para la protección y la sujeción de productos electrónicos o de consumo habitual.

Distribución de la utilización de la celulosa moldeada por sector de actividad

Una producción moderna y ecológica

Los embalajes de fibra moldeada se fabrican a partir de materiales reciclados, y desde hace años, las empresas especializadas en este material, como CDL (Celluloses de la Loire), invierten en investigación para desarrollar técnicas innovadoras y producir soluciones cada vez más eficaces y respetuosas con el planeta, con el fin de contribuir a la protección del medio ambiente de forma sostenible.